Existen dos placeres en la vida, según estableció Brillant-Savarin en “La fisiología del gusto”: el placer de comer –común con los animales, que no supone más que el hambre y lo que se necesita para satisfacerlo– y el placer de la mesa –particular a la especie humana...

leer más